CLASIFICACIÓN DE CLIENTES

1. Introducción

Según la Ley de servicios y actividades de inversión y mercados regulados de 2017 (L. 87(I)/2017, de ahora en adelante, la “Ley”)/, ROInvesting, un nombre comercial de Royal Forex Ltd. autorizado y regulado por la Comisión de Valores de Chipre (CySEC) con el n.º de licencia 269/15, (en adelante, la "Empresa") está obligada a clasificar a sus Clientes en una de las tres siguientes categorías: minorista, profesional o Contraparte elegible.

El "Cliente minorista" es un Cliente que no es profesional por defecto, como se define en el párrafo 2.2 (a) a continuación. Se observa que los Clientes minoristas tienen el mayor nivel de protección.

El "Cliente profesional" es un Cliente que dispone de la experiencia, el conocimiento y la experiencia necesarios para tomar sus propias decisiones de inversión y evaluar adecuadamente los riesgos que corre, como se detalla a continuación (véanse los párrafos 2.2 (a) y 2.2 (b) a continuación).

La "Contraparte elegible" es un tipo de Clientes profesionales, aplicable solo cuando el servicio prestado a dicho Cliente profesional es de recepción y transmisión o ejecución de órdenes, gestión de cartera y asesoramiento para inversores (véase el párrafo 2.1 a continuación).

La Empresa no presta servicios de gestión de cartera y asesoramiento para inversores.

La Empresa está prestando los siguientes servicios:

Servicios de inversión:

  1. Recepción y transmisión de órdenes
  2. Ejecución de órdenes en nombre de los Clientes

Servicios auxiliares:

  1. Conservación y gestión de instrumentos financieros, incluyendo la custodia y los servicios relacionados
  2. Concesión de créditos o préstamos a uno o más instrumentos financieros, donde las empresas que otorgan el crédito o préstamo participan en la transacción
  3. Servicios de divisas cuando están conectados a la prestación de servicios de inversión

2. Clasificación de Clientes

Una Contraparte elegible es un participante que se encuentra dentro de las categorías (i), (ii) y (iii) de los Clientes que se consideran Profesionales por defecto (del párrafo 2.2 a continuación).

La Empresa notificará (por correo electrónico) al posible Cliente, antes de comprometerse a cualquier tipo de relación comercial, de la clasificación utilizada, y le informará sobre la categoría en la que la Empresa le clasificará inicialmente. Los Clientes se clasificarán según los criterios que se detallan a continuación:

2.1 Contrapartes elegibles

La Empresa está exenta de obligaciones importantes cuando esté negociando con las Contrapartes de acuerdo con el reglamento de conducta empresarial y con las normas para la mejor ejecución y gestión de las órdenes de los Clientes.

Además, la categoría de Contraparte Elegible es aplicable únicamente para los siguientes servicios de inversión:

  • Recepción y transmisión de órdenes de Clientes
  • Ejecución de órdenes en nombre de los Clientes

En caso de que la Empresa esté categorizando al Cliente como Profesional, según la prueba de aptitud (véase el párrafo 2.2 (c) a continuación y el Cliente solicita ser reconocido como una Contraparte elegible, el participante se reconocerá como una Parte contratante elegible únicamente respecto a los servicios o transacciones para los que podría tratársele como Cliente profesional.

En el caso de una transacción en la que la posible Contraparte esté localizada en otro estado miembro de la UE, la empresa se someterá al estado del otro participante, según lo determinen las leyes de dicho estado miembro en el que esté establecida dicho participante.

Debe recogerse la confirmación expresa de la Contraparte en potencia que indique que accede a ser tratada como una Contraparte elegible. Esta confirmación se puede obtener en forma de acuerdo general o en relación con cada transacción individual.

2.2 Clientes profesionales

a) Clientes profesionales por defecto

Las siguientes entidades que satisfagan uno o más de los siguientes criterios se clasificarán como Clientes profesionales por defecto:

i. Entidades que están obligadas a ser autorizadas o reguladas para poder operar en los mercados financieros, como:
  • Entidades de crédito
  • Empresas inversoras
  • Otras entidades financieras autorizadas o reguladas
  • Empresas de seguros
  • Organismos de inversión colectiva y sus sociedades de gestión
  • Fondos de pensiones y sus sociedades de gestión
  • Operadores en materias primas y en derivados de materias primas
  • Locales: empresas que presten servicios de inversión o realicen actividades de inversión consistentes exclusivamente en operar por cuenta propia en mercados de futuros, opciones financieras u otros derivados y en mercados de dinero en efectivo, con el único objetivo de cubrir posiciones en mercados de derivados o que gestionen cuentas de otros miembros de esos mercados, o creen precios para ellos y que estén garantizados por los miembros compensadores de los mismos mercados, donde la responsabilidad de garantizar la ejecución de los contratos celebrados por tales empresas sea asumida por los miembros compensadores de los mismos mercados.
ii. randes empresas que cumplan dos de los siguientes requisitos de tamaño, sobre una base proporcional:
  • Cantidad total del balance general con un mínimo de 20 000 000 EUR
  • Facturación neta de al menos 40 000 000 EUR
  • Fondos propios de al menos 2 000 000 EUR
iii. Gobiernos nacionales y regionales, y organismos públicos que gestionen la deuda pública, los bancos centrales, las instituciones internacionales y supranacionales, como el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Central Europeo, el Banco Europeo de Inversiones y otras organizaciones internacionales similares.

iv. Otros inversores institucionales cuya actividad principal como empresa sea invertir en Instrumentos financieros, incluyendo las entidades dedicadas a la titularización de activos u otras transacciones de financiación

Se considera que las entidades mencionadas anteriormente son profesionales. Sin embargo, debe permitírseles solicitar un trato no profesional, y la Empresa puede acordar conceder un nivel de protección más elevado. Cuando el Cliente sea una entidad en el sentido antes mencionado, la Empresa debe informarle, antes de prestar servicio alguno, de que, en base a la información que dispone, se le considera un Cliente profesional y de que será tratado como tal, a menos que la empresa y el Cliente acuerden lo contrario. La empresa debe también comunicar al consumidor que puede pedir una modificación de las condiciones del acuerdo para obtener un mayor grado de protección.

b) Clientes profesionales que soliciten ser tratados como minoristas

Cabe destacar que los Clientes profesionales del párrafo 2.2 (a) podrán solicitar un trato no profesional y, en su lugar, ser tratados como Clientes minoristas, con el objetivo de disfrutar de un mayor nivel de protección. Es responsabilidad del Cliente, que se considera un Cliente profesional, solicitar un nivel de protección mayor cuando considere que no puede evaluar o gestionar adecuadamente los riesgos implicados.

Este mayor nivel de protección se ofrecerá cuando un Cliente que se considere profesional concierte un acuerdo por escrito con la Empresa, en el sentido de que no se le tratará como un Profesional a los efectos de la conducta aplicable del régimen comercial. Tal acuerdo debe especificar si esto se aplicará a uno o más servicios o transacciones particulares, o a uno o más tipos de productos o transacciones.

c) Clientes no profesionales que puedan ser tratados como profesionales bajo previa petición

Los Clientes no mencionados en el párrafo 2.2 (a) anterior también pueden ser tratados como Clientes profesionales y, por lo tanto, podrán renunciar a algunas de las protecciones que ofrece la Ley.

La Empresa podrá tratar a dichos Clientes como Profesionales siempre que se cumplan los criterios y procedimientos relevantes mencionados a continuación. Sin embargo, no deberá suponerse que estos Clientes poseen los conocimientos y la experiencia en el mercado comparables a los de las categorías del párrafo 2.2 (a). Por lo tanto, cualquier renuncia a la protección otorgada se considerará válida solo si un examen adecuado de la experiencia, dominio y conocimiento del Cliente, realizada por la Empresa, ofrece una seguridad razonable, a la luz de la naturaleza de las transacciones o servicios previstos, de que dicho Cliente es capaz de tomar sus propias decisiones de inversión y comprender los riesgos implicados.

Por esta razón, la Empresa realizará un examen de aptitud para evaluar su experiencia y conocimiento.

Examen

En el transcurso de la evaluación anterior, como mínimo, se deben cumplir dos de los siguientes criterios:

  • el Cliente ha realizado transacciones, de magnitud significativa, en el mercado relevante, a una frecuencia promedio de 10 por trimestre, durante los cuatro trimestres anteriores;
  • el tamaño de la cartera de instrumentos financieros del Cliente, que incluye depósitos en efectivo e instrumentos financieros, supera los 500 000 euros;
  • el Cliente trabaja o ha trabajado en el sector financiero durante al menos un año en un puesto profesional, requiriendo el conocimiento de las transacciones o servicios previstos.

En el caso de entidades pequeñas, la persona que realice el examen anterior deberá ser aquella autorizada para realizar transacciones en nombre de la entidad.

Procedimiento

  • El Cliente declara por escrito a la Empresa que desea que se le trate como un Cliente Profesional, ya sea en general o respecto a un servicio o transacción de inversión en particular, o tipo de transacción o producto.
  • La Empresa debe enviar una advertencia por escrito y clara de las protecciones y los derechos de compensación de los inversores que podrá perder.
  • El Cliente debe declarar por escrito, en un documento separado del Acuerdo principal, que sabe las consecuencias de perder dichas protecciones.
  • Antes de decidir aceptar cualquier solicitud de renuncia, la Empresa debe tomar todas las medidas razonables para garantizar que el Cliente que solicite que se le trate como Cliente Profesional cumpla con los requisitos relevantes establecidos anteriormente.

Mantener a la empresa informada

Todos y cada uno de los Clientes son responsables de mantener a la empresa informada sobre cualquier cambio que pueda afectar a su categorización actual.

Sin embargo, si la Empresa descubre que el Cliente ya no cumple con las condiciones iniciales que lo hicieron elegible para un tratamiento profesional, la Empresa debería tomar las medidas apropiadas.

3. Tipos de solicitud de clasificación diferente

Las siguientes solicitudes pueden enviarse a la Empresa, en el caso de que un Cliente desee cambiar su categorización:

  1. Un Cliente minorista que solicite ser clasificado como un Cliente profesional. En ese caso, el Cliente tendrá un menor nivel de protección (véase párrafo 2.2 (c) arriba).
  1. Un Cliente profesional que solicite ser clasificado como un Cliente minorista. En ese caso, el Cliente quiere recibir un mayor nivel de protección (véase párrafo 2.2 (b) arriba). Un Cliente profesional puede solicitar que se le trate como una Contraparte elegible, obteniendo, por lo tanto, un nivel inferior de protección (véase el párrafo 2.1. arriba).
  2. Una Contraparte elegible que solicite ser clasificada como un Cliente profesional o Cliente minorista. En ese caso, el Cliente quiere recibir un mayor nivel de protección (véase el párrafo 2.1. arriba).

La Empresa se reserva el derecho de rechazar cualquiera de las solicitudes anteriores para una clasificación diferente. Además, la Empresa podrá, a propia iniciativa, tratar a un Cliente profesional o Minorista como una Contraparte elegible o tratar como Cliente minorista a un Cliente profesional.

4. Tratamiento de los Clientes y derechos de protección

4.1 Clientes minoristas y profesionales

Los Clientes minoristas son aquellos con derecho a más protecciones bajo la ley que los profesionales. En resumen, las protecciones a las que tienen derecho los Clientes minoristas son (la lista podría ser incompleta):

a) Un Cliente minorista podrá recibir información más detallada sobre la naturaleza y riesgos de los instrumentos financieros ofrecidos por la empresa, así como sobre los costes de la Empresa y los cargos asociados. Se dará a los Clientes la información adecuada sobre la empresa, sus servicios, instrumentos financieros y su desempeño, la naturaleza y riesgos de los instrumentos financieros, sus costes, comisiones, precios y cargos. El nivel de detalle de la información que se aporte podrá variar si el Cliente está categorizado como Cliente minorista, Cliente profesional o Contraparte elegible. Los Clientes clasificados como Clientes minoristas recibirán más información que los Clientes clasificados como Contrapartes profesionales o elegibles.

b) Cuando la Empresa preste los servicios de Recepción y transmisión de órdenes o Ejecución de órdenes del Cliente, la Empresa le solicitará a un Cliente minorista que aporte información sobre sus conocimientos y experiencia en el área de inversión relevante para el tipo específico de producto o servicio ofrecido o solicitado, con el fin de permitirle a la Empresa evaluar si el servicio de inversión o producto previsto es apropiado para el Cliente. En caso de que la Empresa considere, basándose en la información recibida, que el producto o servicio no es apropiado para un Cliente minorista, deberá advertir al Cliente consecuentemente. Tenga en cuenta que la Empresa no está obligada examinar la aptitud en ciertos casos especificados por la Ley (por ejemplo, la situación en la que el instrumento financiero en cuestión no es complejo por motivos de ejecución únicamente).

Por otro lado, la Empresa tendrá derecho a suponer que un Cliente Profesional o una Contraparte elegible tiene la experiencia y los conocimientos necesarios para entender los riesgos implicados en esos servicios o transacciones de inversión en particular, o tipos de transacciones o productos, para los cuales el Cliente está clasificado como Cliente profesional o Contraparte elegible. En consecuencia, y a diferencia de la situación con un Cliente minorista, la Empresa generalmente no debería necesitar obtener información adicional del Cliente para el examen de aptitud de los productos y servicios para los que ha sido clasificado como Cliente profesional o Contraparte elegible.

c) Al ejecutar las órdenes del Cliente, la Empresa deberá tomar todas las medidas necesarias para lograr lo que se denomina "mejor ejecución" de estas, que significa obtener el mejor resultado posible para sus Clientes.

Cuando la Empresa ejecute una orden de un Cliente minorista, el mejor resultado posible se determinará en términos de la consideración total, que representará el precio del instrumento financiero y los costes relacionados con la ejecución, incluyendo todos los gastos incurridos por el Cliente que estén directamente relacionados con la ejecución de la orden, incluyendo comisiones del ejecutor, las comisiones de compensación y liquidación, así como cualquier otra comisión pagada a terceros implicados en la ejecución de la orden.

d) La Empresa deberá informar a los Clientes minoristas de las dificultades materiales relevantes para el correcto cumplimiento de sus órdenes con prontitud, tras darse cuenta de la dificultad.

e) Los Clientes minoristas podrían tener derecho a una compensación en virtud del Fondo de Compensación del Inversor ("ICF") para los Clientes de las Empresas de Inversión, mientras que los Clientes profesionales no tendrán ese derecho.

f) Cuando la Empresa ejecute órdenes de Clientes minoristas, deberá dar a esos Clientes un resumen de la política relevante centrada en los costes totales en que incurran.

g) Cuando la Empresa posea una cuenta de Cliente minorista con posiciones en instrumentos financieros apalancados o transacciones de pasivo contingente, la empresa deberá informar al Cliente si el valor inicial de cada instrumento se deprecia en un 10 % y luego en múltiplos del 10 %.

h) La Empresa tiene la restricción de rescindir acuerdos de garantía financiera de transferencia de títulos con Clientes minoristas, con el objetivo de asegurar o cubrir obligaciones actuales o futuras, reales o contingentes o potenciales de los Clientes. Respecto a Clientes profesionales o Contrapartes elegibles, la Empresa no estará sujeta a dicha restricción. Cuando la Empresa utilice acuerdos de garantía de transferencia de títulos, indicará a los Clientes profesionales o Contrapartes elegibles los riesgos implicados y el efecto de cualquier acuerdo de garantía de transferencia de títulos sobre los instrumentos financieros y fondos del Cliente.

i) Cuando la empresa aporte información que contenga el rendimiento anterior de un instrumento financiero, un índice financiero o un servicio de inversión, y la indicación se base en cifras denominadas en una moneda distinta a la del Estado miembro en el que se encuentre el Cliente minorista residente, la moneda se indicará claramente al Cliente minorista, junto con una advertencia de que la devolución podría aumentar o disminuir como resultado de las fluctuaciones monetarias.

j) La Empresa limitará el valor máximo de apalancamiento para los Clientes minoristas, mientras que dichas limitaciones podrían no aplicarse a los Clientes profesionales o a las Contrapartes elegibles.

k) Los Clientes minoristas recibirán protección contra saldo negativo y, como tal, no podrán perder más del importe total depositado en su cuenta de operaciones. Los Clientes profesionales o Contrapartes elegibles no recibirán protección contra saldo negativo.

4.2. Contrapartes elegibles

Cuando la Empresa trate al Cliente como una Contraparte elegible, el Cliente tendrá derecho a menos protecciones bajo la Ley que los Clientes minoristas o profesionales. En particular, y además de lo anteriormente descrito en el párrafo 4.1 (la lista podría ser incompleta):

a) La Empresa no estará obligada a proporcionar al Cliente la mejor ejecución en de las órdenes del Cliente.

b) La Empresa no estará obligada a implantar procedimientos y arreglos que prevean la ejecución pronta y justa de sus órdenes del Cliente, en relación con otras órdenes del Cliente o sus intereses comerciales.

c) La Empresa no estará obligada a evaluar la idoneidad de un producto o servicio que proporcione al Cliente, pero podrá suponer que el Cliente tiene la experiencia necesaria para elegir el producto o servicio más apropiado.

d) La Empresa no estará obligada a proporcionar al Cliente ninguna información sobre la Empresa, sus servicios, instrumentos financieros y estrategias de inversión propuestas, lugares de ejecución, las disposiciones a través de las cuales la Empresa será remunerada y otra información relevante.

e) La Empresa no estará obligada a dar informes al Cliente sobre la ejecución de sus órdenes ni sobre la gestión de sus inversiones.

f) El Fondo de Compensación para Inversores no cubre a las Contrapartes elegibles.